Los Montes Atlas y Noráfrica Mediterránea: Una Europa al Sur del Mediterráneo – I

Frecuentemente se asocia a Noráfrica con interminables extensiones de abrasador desierto salpicados por pequeños oasis que proporcionan los únicos manchones de vegetación; sin embargo, ésta región del mundo es hogar de extensos biomas mediterráneos como matorrales aromáticos, sabanas de encinas y bosques mixtos de coníferas que conforman la extensión más meridional del bioma mediterráneo del Viejo Mundo; esto, además de la honda huella que dejaron los antiguos pueblos mediteráneos (fenicios, griegos y romanos) en forma de ruinas, sus paisajes de picos nevados, espesos bosques templados, clima templado de cálidos veranos y frescos inviernos, así como de cultivos más propios de la Europa meridional que del África subsahariana la hacen mucho más cercana en lo ecológico a aquella que a ésta a pesar de compartir continente. Bienvenidos a Noráfrica, la Europa al sur del Mar Mediterráneo.

Ubicación geográfica de los Bosques Mediterráneos Mixtos de Coníferas de Noráfrica.
Ubicación geográfica de los Bosques Mediterráneos Mixtos de Coníferas de Noráfrica.
Parque Nacional de Chrea, Argelia.
Parque Nacional de Chrea, Argelia.
Parque Nacional Tazekka, Marruecos.
Parque Nacional Tazekka, Marruecos.
Parque Nacional Djurdjura, Argelia.
Parque Nacional Djurdjura, Argelia.

Dispersos a través de Noráfrica y las montañas más meridionales de Cádiz y Málaga, en España, los bosques mixtos de coníferas del Mediterráneo ocupan las elevaciones superiores de los principáles macizos montañosos. Los rodales relictos de estos bosques de abeto y de pino son endémicos, y sobreviven en localidades aisladas en áreas de extensión territorial limitada. Las plantas con flores de estas cordilleras tienen altas tasas de endemismo, con más de 450 especies vegetales estrictamente endémicas, resultado de el largo aislamiento de los taxones (formas de vida) paleárticos de estas altas elevaciones.

Floresta mediterránea en Túnez.
Floresta mediterránea en Túnez.
Montes Chrea, Argelia.
Montes Chrea, Argelia.
Parque Nacional El Feija, Túnez.
Parque Nacional El Feija, Túnez.
Reserva forestal de Ifrane, Marruecos.
Reserva forestal de Ifrane, Marruecos.

La diversidad faunística es la mayor del reino biogeográfico Paleártico, con una mezcla de especies Paleárticas, del África tropical y aquellas restringidas a Noráfrica. Los mamíferos encontrados en esta región incluyen a la única especie de ciervo nativa a África, el ciervo rojo del Atlas (Cervus elaphus barbarus), al leopardo de Berbería (Panthera pardus panthera), y al macaco de Berbería (Macaca sylvanus); en tiempos antiguos e incluso hasta principios del siglo XX se hallaba al león del Atlas (Panthera leo leo) y al oso norafricano (Ursus arctos crowtheri), el único oso nativo al continente africano; también se encuentran especies estrictamente endémicas de aves como el cascanueces argelino (Sitta ledanti). Estos bosques han sido utilizados desde la antigüedad, pero la deforestación ha incrementado dramáticamente desde el siglo XIX. El impacto humano es significativo, y se ha agudizado por la inestabilidad económica y política de los países del Maghreb (Marruecos, Argelia y Túnez).

Tala Guilef, región de Kabylia, Argelia.
Tala Guilef, región de Kabylia, Argelia.
Parque Nacional El Feija, Túnez.
Parque Nacional El Feija, Túnez.
Reserva de Talassemtane, Marruecos.
Reserva de Talassemtane, Marruecos.
Belezma Batna, Argelia.
Belezma Batna, Argelia.

Los bosques de coníferas mixtos mediterráneos están dispersos geográficamente. Estos bosques aparecen en ñas elevaciones altas húmedas y muy húmedas de los principales macizos montañosos de África del Norte. Se encuentran en el norte de Marruecos, el norte de Argelia y el noroeste de Túnez. En Marruecos, estos bosques se pueden encontrar en el Rif, con su mayor elevación en el Monte Tidirhin (2,448 msnm.), y en los Atlas Medios, con su mayor elevación en el Monte Bou Naceur (3,340 msnm.). En el norte de Argelia, los ejemplos de esta ecorregión se pueden ver en los Atlas tellianos y las Cordilleras Montañosas de los Atlas Saharianos, de alrededor de 2,000 msnm. En el noroeste de Túnez, los bosques de coníferas mixtos mediterráneos pueden ser encontrados en las montañas Kroumerie y la cordillera Mogod, con elevaciones máximas de alrededor de 1,000 msnm. Aunque carecen de elevaciones mayores, los ejemplos tunecinos son incluidos debido a que sus bosques de encinas siempre verdes y mixtos caducifolios fueron alguna vez representativos de esta ecorregión.

Reserva forestal de Ifrane, Marruecos.
Reserva forestal de Ifrane, Marruecos.
Parque Nacional de Chrea, Argelia.
Parque Nacional de Chrea, Argelia.
Rserva de Talassemtane, Marruecos.
Rserva de Talassemtane, Marruecos.
Piasaje en Yakouren, Argelia.
Piasaje en Yakouren, Argelia.

La ecorregión recibe una precipitación anual promedio de 1,000 milímetros (mm), pero en ciertas elevaciones superiores las lluvias anuales promedio puede variar de 1,600 a 2,200 mm. Las nevadas son frecuentes durante el Invierno, y las temperaturas mínimas promedio generalmente están pór debajo de los 0° C; la temperatura mínima promedio es de -5° C en Djebel Babor, en el noreste de Argelia.

Cedro del Atlas (Cedrus atlantica).
Cedro del Atlas (Cedrus atlantica).
Encina carrasca (Quercus ilex subsp. ballota).
Encina carrasca (Quercus ilex subsp. ballota).
Abeto argelino (Abies numidica).
Abeto argelino (Abies numidica).
Orón (Acer opalus subsp. granatensis).
Orón (Acer opalus subsp. granatensis).

Las montañas de África del Norte son de origen alpino orogénico, y contienen una composición litológica compleja, la cual incluye a rocas sedimentarias como la arenisca, dolomita, caliza y marga (roca sedimentaria compuesta de calcita y arcillas); rocas metamórficas cristalinas como la cuarzita y el esquisto, así como de granitos ígneos y otras formaciones volcánicas. La topografía está caracterizada por elevaciones altas y pronunciadas, principalmente relacionadas con los macizos calcáreos, así como por la alternancia de cimas montañosas y elevadas altiplanicies de 500 a 1,200 msnm. Este patrón orográfico particular, junto a la lejanía de los Atlas medios y saharianos respecto al mar crean un intenso gradiente continental. Como resultado de todo esto, se observan profundos cambios en microclimas y vegetación entre las pendientes septentrionales húmedas y las laderas meridionales frías y secas.

Abeto marroquí (Abies marocana).
Abeto marroquí (Abies marocana).
Arce común (Acer campestre).
Arce común (Acer campestre).
Tejo europeo (Taxus baccata).
Tejo europeo (Taxus baccata).
Sorbo silvestre (Sorbus torminalis).
Sorbo silvestre (Sorbus torminalis). (Autor y crédito: José Antonio Haro y Antonio Macías).

La gran amplitud elevacional de esta ecorregión produce dos zonas forestales principales. La zona de coníferas incluye las alturas mayores, de entre 1,200-2,500 msnm, y una zona mixta de especies de hojas anchas, que incluye las elevaciones bajas e intermedias desde el nivel del mar hasta los 1,500 m de altura. Las especies arbóreas dominantes de los bosques montanos de coníferas son el endémico cedro del Atlas (Cedrus atlantica), que normalmente forma rodales mixtos con la encina carrasca (Quercus ilex subsp. ballota), y de forma menos frecuente con especies caducifolias como el roble andaluz (Q. canariensis) y el quejigo (Q. faginea). Los bosques de cedros del Atlas se extienden sobre 150 km2 en las Montañas del Rif, y sobre 1,000 km2 en los Atlas Medios.

Acebo común (Ilex aquifolium).
Acebo común (Ilex aquifolium).
Arce de Montpellier (Acer monspessulanum).
Arce de Montpellier (Acer monspessulanum).
Enebro (Juniperus thurifera).
Enebro (Juniperus thurifera).
Marel (Prunus mahaleb).
Marel (Prunus mahaleb).

En los Atlas tellianos, estos cedros forman poblaciones muy dispersas que se extienden por 300 km2. Más aún, los bosques formados por el endémico abeto argelino (Abies numidica) en las montañas Djebel Babor y Tababort de Argelia; los de abeto marroquí (Abies marocana) en la Cordillera del Rif, y los bosques de pinos formados por el pino salgareño (Pinus nigra subsp. mauretanica) en el Rif marroquí y los Montes Djurdjura en Argelia, y los de pino marítimo (Pinus pinaster subsp. hamiltonii var. Maghrebiana) en el Rif y los Atlas Medios, están representados hoy por sólo unos pocos cientos o miles de hectáreas; una especie de abeto, el pinsapo (Abies pinsapo), cercanamente emparentado con el abeto marroquí, caracteriza tres bosques relictos en el sur de España (en la Sierra de Grazalema, la Sierra de las Nieves, y la Sierra Bermeja), que son muy similares a los bosques de abetos norafricanos desde un punto de vista ecológico y bioclimático.

Abedul común (Betula pendula subsp. fontqueri).
Abedul común (Betula pendula subsp. fontqueri).
Mostajo (Sorbus aria).
Mostajo (Sorbus aria).
Álamo temblón (Populus tremula).
Álamo temblón (Populus tremula).
Endrino mayor (Prunus insititia).
Endrino mayor (Prunus insititia).

Los bosques de cedros del Atlas están caracterizados por la presencia de un número significativo de ecotipos únicos de especies arbóreas y arbustivas sub-Mediterráneas y Eurosiberianas, las cuales alcanzan aquí sus límites de distribución más meridionales. Estas especies incluyen al tejo europeo (Taxus baccata), el mostajo (Sorbus aria), el sorbo silvestre (S. torminalis), el orón (Acer opalus subsp. granatensis), el arce común (A. campestre), el arce de Montpellier (A. monspessulanum),  el marel (Prunus mahaleb), endrino mayor (P. insititia), acebo común (Ilex aquifolium), abedul común (Betula pendula subsp. fontqueri), álamo temblón (Populus tremula), madreselva etrusca (Lonicera etrusca), y madreselva arbórea (L. arborea).

Matalobos (Doronicum atlanticum).
Matalobos (Doronicum atlanticum).
Peonia de Marruecos (Paeonia maroccana).
Peonia de Marruecos (Paeonia maroccana).
Calamintha baborensis.
Calamintha baborensis.
Rosa de Alejandría (Paeonia corallina).
Rosa de Alejandría (Paeonia corallina).

Las florestas de enebro (Juniperus thurifera) aparecen desde el nivel del mar hasta las grandes alturas de los Atlas Medios marroquíes y la Cordillera Aurès en Argelia. Por encima de la línea arbórea, que alcanza los 2,700 msnm en Marruecos y los 2,100 en Argelia, la vegetación es muy rica en especies endémicas dominadas por arbustales espinosos y acojinados (Astragalus boissieri, A. numidicus, Vella mairei, y Arenaria pungens) y herbáceas de prados (Festuca algeriensis y Festuca desertii).

Geranio (Geranium malviflorum).
Geranio (Geranium malviflorum).
Jacinto de los bosques (Scilla hispanica susbsp. algeriensis).
Jacinto de los bosques (Scilla hispanica susbsp. algeriensis).
Espino albar (Crataegus laciniata).
Espino albar (Crataegus laciniata).
Argyrocytisus battandieri.
Argyrocytisus battandieri.

Los bosques mixtos de encinas son dominantes sobre altitudes bajas y medianas sobre pendientes húmedas y valles en las zonas costeras de clima menos continental de las cordilleras montañosas del Rif, Atlas tellianos y montes Kroumerie-Mogod. Los bosques de encinas norteafricanos están dominados por el roble andaluz (Quercus canariensis), que crece principalmente sobre sustratos silíceos en climas húmedos. Ésta área recibe un promedio de 900 mm de lluvia anual así como frecuentes nieblas desde el nivel del mar hasta 1,500-1,900 msnm. Esta especie de roble forma grandes rodales forestales en las montañas Atlas tellianas y en las Kroumerie, las cuales definen la frontera norte entre Argelia y Túnez. El roble andaluz se extiende hacia los macizos más continentales de los Atlas Medios y del Alto Atlas, en donde constituye pequeños bosquetes en los valles húmedos.

Roble andaluz (Quercus canariensis).
Roble andaluz (Quercus canariensis).
Pino salgareño (Pinus nigra subsp. mauretanica).
Pino salgareño (Pinus nigra subsp. mauretanica).
Alcornoque mediterráneo (Quercus suber).
Alcornoque mediterráneo (Quercus suber).
Pino marítimo (Pinus pinaster subsp. hamiltonii var. Maghrebiana).
Pino marítimo (Pinus pinaster subsp. hamiltonii var. Maghrebiana).

Otras especies caducifolias raramente forman grandes rodales en el bosque, y crecen en pocas áreas de la región. Por ejemplo, el quejigo (Quercus faginea) y el melojo (Q. pyrenaica) están extensamente distribuidos por la Península Ibérica, pero sólo ocupan alrededor de 250 km2 en pocas áreas de las Montañas del Rif. Los bosques de Quercus afares, una especie endémica que crece en las Montañas Kabyl en Argelia y las Montañas Krumerie en Túnez, cubren apenas alrededor de 100 km2; otra especie de roble rara y endémica,  la quejigeta (Quercus lusitanica), que define comunidades arbustivas, sólo se encuentra en cimas muy ventosas de mediana elevación que tipifican ambos lados del Estrecho de Gibraltar, así como a lo largo de las montañas costeras atlánticas de la Península Ibérica. El pino marítimo (Pinus pinaster subsp. hamiltonii var. Maghrebiana) caracteriza ciertos rodales mixtos de roble y de pino de alta diversidad, los cuales se extienden sobre las elevaciones bajas de los Montes Kabilye de Argelia dentro de un clima húmedo y cálido.

Quejigo (Quercus faginea).
Quejigo (Quercus faginea).
Madroño europeo (Arbutus unedo).
Madroño europeo (Arbutus unedo).
Melojo (Quercus pyrenaica).
Melojo (Quercus pyrenaica).
Laurel (Laurus nobilis).
Laurel (Laurus nobilis).

Una rica mezcla de pequeños árboles y arbustos subtropicales siempre verdes caracteriza a los bosques mixtos de roble. La mezcla incluye al laurel (Laurus nobilis), madroño europeo (Arbutus unedo), brezo arbóreo (Erica arborea), acebo común (Ilex aquifolium), labiérnago de hoja ancha (Phillyrea latifolia), olivilla (P. angustifolia), durillo (Viburnum tinus), escobón negro (Cytisus villosus), y mirto (Myrtus communis). Hay una cubierta de enredaderas representativas que incluye a la madreselva de los bosques (Lonicera periclymenum subsp. hispanica), zarzaparrilla (Smilax aspera subsp. mauretanica), agarrarropa (Rubia peregrina var. longifolia), hiedra inglesa (Hedera helix), hiedra de Argelia (H. algeriensis), y algunas especies relictos del Terciario, como el laurel portugués (Prunus lusitanica).

Quercus afares.
Quercus afares.
Mirto (Myrtus communis).
Mirto (Myrtus communis).
Brezo arbóreo (Erica arborea).
Brezo arbóreo (Erica arborea).
Labiérnago de hoja ancha (Phillyrea latifolia).
Labiérnago de hoja ancha (Phillyrea latifolia).
Durillo (Viburnum tinus).
Durillo (Viburnum tinus).

La cubierta herbácea normalmente incluye a muchas especies que también caracterizan los bosques húmedos montañosos de coníferas, además de algunas otras especies endémicas más termófilas como Cyclamen africanum, el acanto (Acanthus mollis), Gallium elipticum, Vicia atlantica, la saxifraga blanca (Saxifraga atlantica) y el nomeolvides temprano (Myosotis collina).

Laurel portugués (Prunus lusitanica).
Laurel portugués (Prunus lusitanica).
Olivilla (Phillyrea angustifolia).
Olivilla (Phillyrea angustifolia).
Escobón negro (Cytisus villosus).
Escobón negro (Cytisus villosus).
Cyclamen africanum.
Cyclamen africanum.

La tasa de endemismo total en las plantas con flores es mayor de veinte por ciento en las principales cadenas montañosas de la región (el Rif, los Atlas Medios y los Atlas tellianos). La cordillera del Atlas Medio tiene 237 especies de plantas endémicas, el macizo del Rif tiene al menos 190 endemismos, y los Atlas tellianos contienen a 91 plantas únicas a noráfrica mediterránea. La alta tasa de endemismo es parcialmente resultado del largo aislamiento de los taxones Paleárticos en las mayores elevaciones de estas cadenas montañosas del África del Norte.

Acanto (Acanthus mollis).
Acanto (Acanthus mollis).
Vicia atlantica.
Vicia atlantica.
Saxifraga blanca (Saxifraga atlantica).
Saxifraga blanca (Saxifraga atlantica).
Nomeolvides temprano (Myosotis collina).
Nomeolvides temprano (Myosotis collina).

Todas las especies de pino, cedro y abeto que caracterizan los bosques de coníferas son endémicas a la región. Los bosques húmedos mediterráneos de coníferas también son ricos en especies vegetales que caracterizan el estrato inferior del bosque. Éstas incluyen a la peonia de Marruecos (Paeonia maroccana), rosa de Alejandría (P. corallina), matalobos (Doronicum atlanticum), Calamintha baborensis, Cynosurus balansa, geranio (Geranium malviflorum), rubia (Rubia laevis), jacinto de los bosques (Scilla hispanica susbsp. algeriensis), Senecio perralderanius, Satureja baborensis, violeta (Viola nymbiana), espino albar (Crataegus laciniata), Cotoneaster atlanticus, Cytisus megalanthus, madreselva kabyl (Lonicera kabylica) Argyrocytisus battandieri.

Madreselva de los bosques (Lonicera periclymenum subsp. hispanica).
Madreselva de los bosques (Lonicera periclymenum subsp. hispanica).
Zarzaparrilla (Smilax aspera subsp. mauretanica). (Autor y crédito: Angelo Mazzoni).
Zarzaparrilla (Smilax aspera subsp. mauretanica). (Autor y crédito: Angelo Mazzoni).
Agarrarropa (Rubia peregrina var. longifolia).
Agarrarropa (Rubia peregrina var. longifolia).
Hiedra inglesa (Hedera helix).
Hiedra inglesa (Hedera helix).

La diversidad faunística de los bosques mixtos de coníferas y caducifolias Norafricanos puede ser considerada como la mayor dentro del reino Paleártico. Además de los animales ya mencionados, la mixtura de animales templados, tropicales y endémicos incluye al gato silvestre magrebí (Felis libyca), el zorro rojo (Vulpes vulpes), chacal común (Canis aureus), erizo de tierra argelino (Erinaceus algirus), jabalí euroasiático (Sus scrofa), la hiena rayada (Hyaena hyaena), la cabra salvaje nubia (Capra nubica), el carnero de Berbería (Ammotragus lervia) y el turón europeo (Mustela putorius).

Madreselva kabyl (Lonicera kabylica).
Madreselva kabyl (Lonicera kabylica).
Hiedra de Argelia (Hedera algeriensis).
Hiedra de Argelia (Hedera algeriensis).
Madreselva etrusca (Lonicera etrusca).
Madreselva etrusca (Lonicera etrusca).
Madreselva arbórea (Lonicera arborea).
Madreselva arbórea (Lonicera arborea).

Los extensos bosques mixtos de roble andaluz (Quercus canariensis) y de alcornoque mediterráneo (Quercus suber) de los Atlas tellianos y las Montañas Kroumerie , sobre la frontera entre Argelia y Túnez, albergan poblaciones del ciervo rojo norafricano, así como los últimos refugios del serval (Felis serval), el cual ha sido casi totalmente extirpado de la cuenca mediterránea.

León del Atlas (Panthera leo leo). (Autor y crédito: Irbis75).
León del Atlas (Panthera leo leo). (Autor y crédito: Irbis75).
Ciervo rojo del Atlas (Cervus elaphus barbarus). Autor y crédito: lotse).
Ciervo rojo del Atlas (Cervus elaphus barbarus). Autor y crédito: lotse).
Leopardo de Berbería (Panthera pardus panthera).
Leopardo de Berbería (Panthera pardus panthera).
Carnero de Berbería (Ammotragus lervia).
Carnero de Berbería (Ammotragus lervia).

La fauna aviar no cede a la mamífera en su diversidad, e incluye a varios endemismos como el cascanueces argelino (Sitta ledanti), encontrado en las montañas Djebel Babor y otras áreas forestales de Argelia; el pito real bereber (Picus vaillantii) es otro endémico de la región. Los bosques proveen hábitat para aves de presa como el águila real (Aquila chrysaetos), el águila perdicera (Hieraaetus fasciatus), el aguililla calzada (Hieraaetus pennatus), milano real (Milvus milvus) y el ratonero (Buteo rufinus). Algunas especies de aves paleárticas tienen su límite de distribución meridional en estos bosques mediterráneos, incluyendo al pico menor (Dendrocopos minor) y al pico picapinos (Dendrocopos major). La montañas del Rif y de Algéciras, a ambos lados del Estrecho de Gibraltar, así como los lagos alpinos de los Atlas Medios son puntos cruciales para la migración a gran escala de aves provenientes de y con destino a el norte de Europa y África.

Oso norafricano (Ursus arctos crowtheri).
Oso norafricano (Ursus arctos crowtheri).
Macaco de Berbería (Macaca sylvanus).
Macaco de Berbería (Macaca sylvanus).
Chacal común (Canis aureus).
Chacal común (Canis aureus).
 Jabalí euroasiático (Sus scrofa). (Autor y crédito: Lite).
Jabalí euroasiático (Sus scrofa). (Autor y crédito: Lite).

Entre los invertebrados, hay una alta riqueza en especies de mariposas, las cuales incluyen a numerosos endemismos como la mariposa plateada marroquí (Pseudochazara atlantis), encontrada principalmente en Jbel Lakraa,  la mariposa de Donzel (Cigaritis zohra), y la azul de Martin (Plebejus martini).

Hiena rayada (Hyaena hyaena). (Autor y crédito: Chaos).
Hiena rayada (Hyaena hyaena). (Autor y crédito: Chaos).
Cabra salvaje nubia (Capra nubica).
Cabra salvaje nubia (Capra nubica).
Zorro rojo (Vulpes vulpes). (Autor y crédito: Rob Lee).
Zorro rojo (Vulpes vulpes). (Autor y crédito: Rob Lee).
Erizo de tierra argelino (Erinaceus algirus). (Autor y crédito: Galanthus).
Erizo de tierra argelino (Erinaceus algirus). (Autor y crédito: Galanthus).

Los reptiles endémicos también se encuentran en algunas áreas montañosas que contienjen bosques tanto de coníferas como de robles, en donde encontramos al lagarto de Lataste (Lacerta pater), eslizón alpino (Chalcides montanus), el lagarto de cristal de Koelliker (Ophisaurus koellikeri) y la víbora de montaña (Vipera monticola). Entre los anfibios, las especies más representativas de esta ecorregión también caracterizan ecosistemas forestales similares propios de los países mediterráneos del sur de Europa, como la salamandra común (Salamandra salamandra), el sapo partero común (Alytes obstetricans) y la ranita meridional (Hyla meridionalis).

Gato silvestre magrebí (Felis libyca).
Gato silvestre magrebí (Felis libyca).
Turón europeo (Mustela putorius). (Autor y crédito: Peter Trimming).
Turón europeo (Mustela putorius). (Autor y crédito: Peter Trimming).
Serval (Felis serval).
Serval (Felis serval).
Cascanueces argelino (Sitta ledanti).
Cascanueces argelino (Sitta ledanti).

Esta región sufrió menos daños por causa humana que las zonas bajas norafricanas hacia el norte que bordean el Mar Mediterráneo debido a su orografía inclinada en pendientes pronunciadas; no obstante, la ganadería de ovejas y cabras ha sido importante desde la antigüedad clásica hasta el presente, lo cual pone una fuerte presión hacia la regeneración del bosque pues el ganado devora los retoños de encinos, pinos y cedros; la actividad silvícola ha sido importante a partir de la ocupación romana gracias a sus preciosas maderas blandas ocupadas como material de construcción, vigas, tablones y mueblería, mientras que los robles y otras especies de maderas duras fueron y son empleadas como leña y materia prima para generar carbón vegetal.

Pito real bereber (Picus vaillantii). (Autor y crédito: Francesco Veronesi).
Pito real bereber (Picus vaillantii). (Autor y crédito: Francesco Veronesi).
águila perdicera (Hieraaetus fasciatus). (Autor y crédito: Yoram Shpirer).
águila perdicera (Hieraaetus fasciatus). (Autor y crédito: Yoram Shpirer).
Pico menor (Dendrocopos minor).
Pico menor (Dendrocopos minor).
Milano real (Milvus milvus).
Milano real (Milvus milvus).

Aunque hoy en día sus suelos están sumamente agotados y sufren de una desertificación agudísima, durante la etapa romana, en la que constituía la provincia de África y Sirenaica, el Magreb constituyó la “cornucopia” de la República y el Imperio, exportando hacia Italia miles de toneladas de trigo, avena, centeno, cebada, aceitunas, uvas y frutos mediterráneos.

Ratonero (Buteo rufinus).
Ratonero (Buteo rufinus).
Pico picapinos (Dendrocopos major).
Pico picapinos (Dendrocopos major).
Aguililla calzada (Hieraaetus pennatus).
Aguililla calzada (Hieraaetus pennatus).
Lagarto de Lataste (Lacerta pater).
Lagarto de Lataste (Lacerta pater).

Finalmente, pese a la expansión de la región durante máximos pluviales que vinieron acompañados por las grandes glaciaciones del Pleistoceno, la zona ha estado aislada de las influencias tropicales del África subsahariana  gracias al enorme cinturón desértico del Sahara, el cual fue una barrera formidable a  la dispersión tanto de especies mediterráneas hacia el sur como de la flora afrotropical hacia el norte aún siendo una sabana subtropical hace apenas 5,000 años y, salvo la ocurrencia de especies de olivos silvestres, mirto, laurel y carob en algunos macizos montañosos aislados hacia el sur, estos bosques mixtos de coníferas y caducifolias constituyen el baluarte más meridional de la flora y fauna paleárticas en Eurasia templada occidental.

Eslizón alpino (Chalcides montanus).
Eslizón alpino (Chalcides montanus).
Víbora de montaña (Vipera monticola).
Víbora de montaña (Vipera monticola).
Cristal de Koelliker (Ophisaurus koellikeri). (Autor y crédito: Stephano Doglio).
Cristal de Koelliker (Ophisaurus koellikeri). (Autor y crédito: Stephano Doglio).
Salamandra común (Salamandra salamandra).
Salamandra común (Salamandra salamandra).

El desierto también habia sido, hasta antes del tráfico de esclavos de los califatos árabes en Noráfrica, una barrera infranqueable entre los grupos humanos caucásicos bereberes y los de raza negra que habitan los lindes meridionales del Sahara en naciones modernas como Chad, Mauritania o Niger; la barrera ecológica sahariana también es notable en cuanto a la base de la agricultura subsahariana como el mijo, el maní y la okra, que eran totalmente desconocidas en estas montañas mediterráneas.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. gatinha87 dice:

    Muy buenas noches compañero Oreomunnea, ¿Qué tal todo por allá? A mi me fascinó tu tema, y el principio del texto es lapidario, porque derrumbas de forma épica el estereotipo típico que solemos tener de África. Las imágenes son sumamente impresionantes y lenas de detalles, las barrancas llenas de árboles que los hacen ver más imponentes me hizo vijar hasta allá. en ciertas fotos me recuerda a la Sierra Madre, en otras como una mezcla de la misma con bosques alpinos y mediterráneos, es un bosque sumamente exótico que me fascinó- La fauna ni se diga, me escucharé informal pero amé a los animalitos son sumamente exóticos a mi ver y me encantaría apeciarlos en vivo. Saludos compañero y gracias por el tema rompe estereotipos.

    Le gusta a 1 persona

    1. oreomunnea dice:

      Hoal compañera Gatinha!!! Gran cosa elk verte de nuevo comentando por acá, pues muy bien todo, aquí construyendo temas que tienen como una de sus principales intenciones el destruir precisamente esos estereotipos que muchos tienen sobre ciertas regiones del Mundo; al África se le ve como un continente enteramente tropical y desértico, y auqnue mayormente así lo es, no deja de tener áreas muy distintas a ese estereotipo, y a ello no sólo corresponde Noráfrica mediterránea, sino también el extremo opuesto del contienente en Sudáfrica, que por cierto, goza de un clima muy similar al norte, pero con u na flora totalmente original y muy distinta a la de este tema; los animales, al poder movilizarse rápidamente, pudieron aprovechar las condiciones de humedad relativamente alta que transformaron al Sahara en una rica sabana subtropical desde principios de la primera glaciación hasta hace apenas 5,000 años; la flora se extendió más lentamente, pero de ese episodio de máximo frío global hay muestras en algunos macizos montañosos aislados en el Sahara septentrional y central, así como en las tierras altas de Etiopía.. Saludos cordiales para ti compañera, esperamos nuevos temas tuyos!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s