Lady Piel Oliva

el

Existen muy numerosas fuentes de información realizadas que versan sobre las obras y personalidades de grandes hombres, que muestran lo alto que puede llegar un ser humano, alcanzando incluso a los dioses; sin embargo, muy poco o nada existe sobre la calidad en el extremo opuesto de la humanidad: Los descerebrados, los infantiles, los retrasados, los horrendos, los malformados, entre otros más. En este tenor se encuentra nuestro espécimen del día de hoy: Erwin O. es uno de esos casos donde los peores defectos de la humanidad se unen para conformar a un ser nefasto y despreciable sin el menor ápice de virtud; entre sus “gracias” está el de ser mitómano, homosexual reprimido, autonegacionista (se cree descendiente de blancos al 100% cuando tiene una apariencia mayoritariamente indígena), racista,clasista, pedante, narcisista, egocentrista, narcisista, infantil, retrasado mental, ignorante, agresivo, naco y cobarde. Pero, ¿Qué es lo que crea a estos engendros repugnantes? En este artículo revisaremos las “joyas” de este individuo digno de entrar entre la peor basura humana del mundo, y trataremos de darles la receta para la generación de lacras como esta.

Esta basura enajenada ansí ser caucásico o blanco a costa de todo, pues asocia dicha condición racial co n estatus socioeconómico, bienestar y progreso ( lo cual, evidentemente, no es necesariamente cierto). Para ello, cambió su evidente cara de mexicano promedio (o como diría el mismo pueblo, de “tez humilde” morena) por medio tanto de edición de fotografía (hoy contenida en prácticamente cualquier aparato celular o móvil) como de cirugía plástica en la nariz, todo lo cu al no sólo lo “blanqueó” artificialmente de la píel, sino que le cambió la cara…aunque no precisamente como el le hubiera gustado, pues en vez de generarle rasgos “angulosos, nariz afilada y prolongada” (según su propio mantra sobre el aspecto que ve en si mismo) lo dejó con una nariz aguileña tal que ahora parece un hermano más pictomorfo (esto es, de rasgos infantiles) del líder boliviano Evo Morales, cuando antes parecía el podrido fruto hipotético de Juan Gabriel y la India María.

Este espécimen de los vómitos y las sobras más exiguas y delesnables de la humanidad ni siquiera tiene autoconciencia, ni remordimientos ni autocrítica, lo cual, aunado a su bajísimo coeficiente intrelectual, le llevan a cometer actos de deslealtad, cobardía y bajezas: Insultó a u na amiga muy cercana deséandole, textualmente que “ojalá te violen 10,000 negros”; califica de “pendejo” e “imbécil” a otro conocido de origen conosureño, además de hablar mal de él a sus espaldas, pero en comunicación telefónica le dice que jamás hablará mal de él ni de su familia ( cuando en realidad sí lo hace) al tiempo de que se muere porque dicho sujeto le diga que parece chileno, argentino o uruguayo (cuando para nada luce como el promedio de los habitantes de dichas naciones). Este catamita demuestra además s u cobardía cuando trata de “trollear” a otro conocido, habilitándolo muy brevemente en Whatsapp para introducirle fotografías que pretenden dejarlo en ridículo, pero jamás confrontándolo a él y a las diferencias que tenga con dicha persona de frente, con valor y argumentos, sino escondiéndose como la cucaracha in significante que es.

Éste es un caso que acá en México podríamos llamar del “fresa-naco” (es decir, un marginado social que es “flaite”, “canís” o “wachuiturro” como dirían en algunos otros países, pero que se cree “niño bien”, “junior”, “pijo” o “choto”), pues pese a tener una educación baja (siendo lo más probable que sólo tenga la preparatoria, y eso a duras penas), siendo un mierdecilla pedante pero estúpido hasta la saciedad (un orinal tiene más raciocinio que él) y habitando en casas con puertas d e metal y exiguos muebles, este sodomita se siente rico; ahora posee un empleito en cierta armadora japonesa, pero ya se ha inventado que tiene chofer propio (siendo él sólo un simple traductor de su jefe, el cual ni siquiera es el director regional de la marca, mucho menos el CEO para mi país), y que los trabajadores extranjeros de la empresa lo aprecian por su “puntualidad y eficiencia” en el trabajo (lo cual evidentemente e s una mentira, porque en el mundo laboral, a menos que hagas una genialidad, es muy difícil que te feliciten por algo). Su concepto de la amistad (porque llama “amigo” a cualquiera que hable con él por un minuto o más) es el mismo que tendría del honor si considerara poseedor de tal a mi inodoro, por “tomarse la molestia” estóicamente de recibir mis desechos fisiológicos.

El tipo es un naquito mariconcillo afeminado (seguramente la hace de “mujer” cada que sus amigos “de ambiente” se reunen para sodomizarlo) pero, aparte de eso, desprecia profundamente a su propia gente, los mexicanos, calificándolos de “mustios”, “hipócritas” “flojos” y “deshonestos” cuando él es precisamente todas esas cosas, y aún más: No sólo se cree superior a los mexicanos por su apariencia “más caucásica” que el proemdio (según su mentecita enferma), sino también se siente moralmente por arriba de ellos por la supuesta “aceptación” que tiene entre los extranjeros, cuya aprobación busca desesperadamente para sentirse “triunfador”, “guapo” y “blanco”; si cualquiera osa decirle su penosa realidad de frente, se lleva una retalía de insultos, derogaciones y menosprecio a loas facultades mentales, por más bienintencionados que sean los comentarios sobre su verdad, pero es tan imbécil que no se da cuenta de las cosas como son, lo cual habla además de una mitomanía muy severa que ha estado en operación sobre su percepción de la realidad por al menos una década entera. Como ejuemplo de suy estupidez, basta señalar que cuando su actual protituto travesti le pidió $30,000 pesos mexicanos (alrededor de $1500 USD) en un solo mes, el tarado le dió ese dinero diciéndose “astuto” porque tenía más dinero guardado, pero no se lo dió a su “picador”.

Su debraye es tal, que en un antiguo foro en donde este zafio fue integrante, afirmaba haber tenido más novias que Hugh Hefner, varias de ellas sudafricanas blancas que le juraban que tenía la apariencia de un descendiente de holandeses o franceses germánicos. La cruda realidad es que más bien parece de Chimalhuacan, y sus supuestas “novias” están sólo en su imaginación, pues este fulano es homosexual de closet, y sale actualmente con un chino transexual que le deja sólo con 300 pesos al mes, pese a que es poco profesional (al chabón le da un asco visible en las fotos al estar cerca de este fenómeno). A pesar de que ladra groserías cada que se le dicen sus verdades, es pusilánime hasta la médula ebnfrente de personas con  mayor estatus, poder o físico presentes físicamente en le mismo espacio y tiempo que él, pero cuando tiene una pantalla de cristal frente a él, el “valiente” tiene una furia equivalente a la de u n perro chihuahueño resfriado, estado que el mismo sujeto se refiere como “enojarse como el pato Donald”.

Además de su racismo, autonegacionismo y extrema vanidad, sus complejos raciales y alucines van tan lejos como para decir que parece “europeo mediterráneo” con su mantra de que tiene “piel oliva, ojos grandes, rasgos angulosos” y que parece ser la cruza entre Jaime Camil y Antonio Banderas. Durante su estancia en Estados Unidos, afirmaba que las “gringas” no lo pelaban porque ellas se fijaban más en lso mexicanos y latinos de aspecto más indígena pero, por fortuna, a este retrasado se le va mucho la onda, y a veces deja ver la verdad entre líneas, pues las propias “gabachas” reconocieron atinadamente que no lo pelaban por ser mexicano “blanco”, sino por ser gay, ya que sólo a esos fulanos les gusta vestirse “bien” y son felices comprándose “ropitas”.

Su mitomanía es gigantesca, si tuviera todas esas ascendencias no se vería de la forma en que lo hace; tampoco tiene novia (ni siquiera novio, pues el chabón es un prostituto pagado); y dada su enorme ignorancia y desconocimiento de un vocabulario más complicado y culto, debe de leer tanto como la valía de un político, lo cual nos lleva a pensar de que, en realidad, su supuesta educación universitaria es otro mito que este mentiroso inveterado ha creado. De sus ascendencias también ha mentido, pues ni él ni ninguno de sus familiares tienen apellidos libaneses; de hecho, se los inventó a una abuela, cuyo fallecimiento utilizó sin el menor ápice de vergüenza, respeto o dignidad para proclamar su supuesta ascendencia libanesa a través de ella (usando para ello fo tos de la señora fuertemente editadas), y fue un primo quien refutó la farsa tanto de el orate de su supuesto padre como la de este mariquita.

Es tan corto de mente, además de tan mentiroso, que alardeó y se jactó de que en los Estados Unidos no lo confundían con mexicano (pese a que tiene una pinta de las más estereotípicas entre la gente de nuestro país), y que todo mundo le decía que parecía árabe, conosureño, italiano o español, señalando al mismo tiempo a los indios como “feos” “de piel arrugada y gruesa”. El tipo crea una absurda y risible realidad paralela en donde tener piernas cortas, tronco ancho y de contornos parejos (como boiler de casa), cabeza aplanada por detrás (braquicefalia) y piel morena es equivalente a ser blanco (cuando es precisamente todo lo contrario). Es evidente que pone la blancura como valor positivo por sí mismo, en franco menosprecio de la mayoría de nuestros compatriotas.

Esta basura humana es, además de carente de seso y racista, pedante y arrogante, pues en el ya mencionado foro calificó de retrasados e ignorantes a verdaderos descendientes de centroeuropeos que le trataban de hacer ver su indígena realidad cuando el tipo trataba de hacerse pasar por sudafricano de origen holandés. También es agresivo y cruel, pues odia y habla cobardemente mal por la espalda sobre todos aquellos que no le siguen sus fantasías raciales y le dicen la verdad en la cara. Desprecias asimismo a los pobres, siendo que ha habitado en casas de puertas de metal con escasos muebles, y trata de “intimidar” con su patética figura de perrita con ubres prietas, grasa corporal abundante (pese a que está delgado), baja estatura y piernas delgadísimas y cortas. Es un ser tan psicótico que ha amenazado de muerte a numerosas personas, pese a que ello es un delito, pero no se los ha dicho en persona y a la cara por su cobardía extrema.

¿Cuál es el diagnóstico de este loco? Trastorno de la personalidad narcisista grave, retraso mental leve, discriminación racial y física por sus padres (que en este caso, fue la madre), abandono emocional, crecimiento en un ambiente elitista y excluyente hacia los homosexuales (de ahí que esté reprimido) y necesidad de aprecio y validación por parte de todo mundo al ser hecho menos por sus evidentes rasgos indígenas en una familia autonegacionista que se inventa orígenes falsos. La mitomanía extrema es derivada de su intento por construir una realidad en donde es “triunfador, blanco y deseado”, a la cual contribuye, aunque como un obstáculo para la credibilidad de dichas mentiras, su retraso mental; es posible que sus pocas luces se deban a consumo de alcohol, tabaco y drogas durante la gestación, o bien a una herencia genética poco deseable fruto de la promiscuidad de su progenitora (el parecido tanto con su supuesto “padre” como con el de la familia de  dicho individuo es sumamente escaso, por lo que es muy posible que sea hijo bastardo de padre no identificado).

Quizá muchos lectores piensen que exagero, que no tengo derecho a burlarme de alguien que no puede contestarme, que esta persona no puede ser tan mala como la describo, pero lo es: No posee la menor empatía hacia otros, utiliza a las persona para sus propios y estúpidos fines de estatus, autovalidación e imagen, su megalomanía es tan grande que sólo habla de si mismo (y ni siquiera es variado en ese tema: Habla sólo para saber su perfil racial y étnico, que a fuerza debe de ser blanco y mediterráneo o, a veces, hasta anglosajón); desprecia a quienes no caen en sus estándares de “éxito” y “guapura” o de raza-étnia, por buenos que sean sus sentimientos y personalidades; jamás se autocuestiona o critica, se ve siempre con la razón en cualquier asunto, y  no sólo no tolera a quien le da otra opinión o le devela su realidad, sino que los insulta y los cree intelectualmente inferios a él mismo; para el, la “amistad” es seguirle engrandeciendo el ‘pequeño, falso e insulso mundo en el que vive, en donde es feliz creyendose blanco, pensando que tiene un estatus económico elevado y que su travesti oriental asqueroso y horrendo (tanto por fuera como por dentro) es en realidad una bellísima mujer (también blanca) que sólo saldría con un “winner” como supuestamente es él.  Por otra parte, es indudable que me puede confrontar si lee esto, él mismo me conoce, y le invito cordialmente a arrreglar sus diferencias conmigo como hombres y  de forma tradicional, claro, si no se moja la entrepierna de meados por la paliza que sin dudas le daré a semejante mierdecilla sin valor. Tan falto de aspectos positivos está, que es la primera y única ocasión que veo un ser totalmente carente de virtudes como este, y para ustedes, amables lectores, seguramente será también la primera y única ocasión que sus oídos y ojos presencian a un sujeto semejante.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. AguirreOnaindia dice:

    Yo creo que si se ve estilo Bóer neerlandés descendiente, en especial donde aparece con la inscripción de “Naco”. Bien sudafricano caucasoide.

    Le gusta a 1 persona

    1. oreomunnea dice:

      Jajajajajaja, totalmente LOL. Su delirio y mitomanía son tales que ahora usa filtros para aparecer rubio, y hace poco en cierto foro de antropología física declaró que podría pasar por “black irish”, alucinante.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s